La mayoría de la arquitectura costarricense se ve influenciada por corrientes de diseño arquitectónico extranjero. La iglesia de San Rafael de Arcángel en el distrito de San Rafael de Escazú no es ajena a esta influencia. Con la excepción de que este movimiento es el más cercano a nuestra raíz criolla en esta época.

Historia de la Iglesia San Rafael de Arcángel

El distrito de San Rafael de Escazú fue el tercer distrito oficialmente declarado en la historia de Escazú. Esto sucedió alrededor de 1920. Este evento se fue desencadenando desde que en 1907 Santa Ana se separó y declaró un cantón distinto.

No fue hasta dos décadas después que en ese entonces pequeño pueblo decidió levantar su propia iglesia: la Iglesia San Rafael de Arcángel. Fue por donación de Doña Josefa Saborío de Flores quien donó el terreno para construir que se levantó esta estructura. Para ese año que data 1943 la iglesia era tan solo un humilde techo de palmas sostenido por unos pilares de madera.

El proceso de construcción de paredes y desarollo de la iglesia fue en su inicio liderado por Don Narciso Montero, un habitante del distrito. En los siguientes siete años la mayoría del ‘cuerpo’ de la iglesia había sido terminada. Ya para 1950 el diseño y construcción de la fachada de la iglesia fue encargada al famoso arquitecto costarricense Teodorico “Quico” Quirós Alvarado (1897-1977). Quien es el responsable de el diseño y la belleza de la Iglesia que conocemos actualmente.

Quico Quirós Alvarado

Nacido el 31 de agosto de 1897, a este pintor y arquitecto costarricense se le recuerda con gran estimo en nuestra historia. Incluso se considera uno de los mejores pintores costarricenses con un amor profundo y vasto a nuestra patria. «Don Quico» comenzó sus estudios en la Escuela Nacional de Artes Plásticas bajo la tutela del pintor español Tomás Provedano, dicho también fue el fundador de esta escuela. En los 20’s salió del país, para continuar sus estudios de arquitectura en Boston en el Instituto Tecnológico de Massachussets. Cuando volvió se convirtió en el artista que inició una de las épocas de mayor apogeo del arte costarricense. Esto fue a través del comité Organizador de Exposiciones de Artes Plásticas del Teatro Nacional.

Uno de los movimientos que Don Quico Quirós fomentó más fue el «neocolonial hispanoamericano». Este fue una corriente nacida en respuesta al movimiento nacionalista del Siglo XX en la América Hispana. Su fundamento era la revitalización de la cultura hispanoamericana. Y este se ve fuertemente reflejado en el arte de el arquitecto Teodorico Quirós, ya que en la mayoría de sus cuadros se ve un paisaje criollo costarricense de «casa, palo y montaña» como lo describía el mismo. Este se ve reflejado en la Iglesia de San Rafael de Arcángel porque aunque si bien tiene un poco de influencia exterior, en su núcleo de simpleza se ve la arquitectura costarricense reflejada.

«Mis temas preferidos para pintar fueron siempre árbol, casa y montaña.»

-Teodorico Quirós Alvarado, arquitecto y pintor costarricense, (1897-1977).