Costa Rica desde la época colonial se ha caracterizado por tener café de calidad, anteriormente en múltiples zonas del país se encontraban abundantes terrenos con el suelo apropiado para sembrar esta semilla. Sin embargo, a través de los años, muchos de ellos han sido vendidos para ser urbanizados o convertidos en infraestructuras modernas. Pero, la zona de Occidente sigue manteniendo una variedad de propiedades destinadas a los sembradíos de café. Y es que Grecia es rica en características que hacen de su café, un café de calidad excelente.

El café de nuestro país es privilegiado por el clima. La altitud junto con factores climáticos, afectan el tamaño y la dureza de la semilla. También influyen características propias del sabor del café, como lo es su acidez. El principal tipo de café que se siembran en tierras costarricenses es el de la clase Arábiga. Este ofrece una bebida aromática, delicada y de buen sabor.

¿Cómo se procesa el café de calidad en Costa Rica?

En Costa Rica, el sector cafetalero produce este producto a través del beneficio por vía húmeda. Este proceso es cuando la remoción de la pulpa se realiza el mismo día de la cosecha del grano. La clasificación del grano y la limpieza del mismo se ejecutan una vez removida la pulpa y previo a la fermentación. Esto con el fin de que se elimine los restos de pulpa  y desechar los granos defectuosos.

El secado que más se utiliza es de proceso mecánico; aunque existe el secado al sol, este necesita mucho espacio por ello no se utiliza demasiado en grandes producciones. Además, de que en un clima tan lluvioso como el del país, lo puede afectar una pequeña llovizna e influir en el proceso final.  Lo bueno del secado mecánico es que no necesita tanto espacio, y es más fácil de controlar.

La variedad “caturra” es una de las que más se siembra en suelo nacional. Entre sus características destacan el ser de porte bajo, tiene entrenudos cortos, tronco grueso y poco ramificado. Las ramas laterales son abundantes, cortas y, con ramificación secundaria, lo que produce que la planta se vea vigorosa y compacta.

También hay otras variedades como el Catuaí y Sarchimores.

Características del Valle Occidental que hacen del café, un buen grano

El suelo volcánico indiscutiblemente apto para el café que predomina en las laderas y los valles de Grecia está disponible para todos los amantes de este grano que quieran adquirir una propiedad para esta cosecha.

En esta región la estación seca y lluviosa se encuentran bien definidas. Las precipitaciones son de alrededor de 2250 milímetros en un promedio de 160 días al año. Esto permite que, al inicio de la primera cosecha, cuando el grano ha madurado perfectamente, pueda ser recolectado con eficiencia. Mientras que, durante el verano, se saca provecho de las temperaturas para un secado homogéneo.

En esta zona se producen alrededor de 800 mil y 1 millón de fanegas (medida de capacidad del grano) de café de calidad excelente de los tipos SHB, GHB y HB. El tipo SHB significa “estrictamente café duro”, por sus siglas en inglés (strictly hard bean). Como su nombre lo dice, son granos más duros cultivados estrictamente en zonas altas, entre los 1200 y 1700 metros. Por otro lado, GHB significa grano duro bueno (good hard bean) y se cultivan en mesetas superiores. Y por último está el HB (hard bean), que son granos duros cultivados en las mesetas con alturas entre los 800 y 1200 metros. Estos granos son de buena dureza y fisura cerrada.

Los suelos volcánicos son muy fértiles, cuentan con una humedad del 81%. Tiene temperaturas estables alrededor de los 21,5 grados Celsius. La luz solar es la necesaria. Se pueden observar las variedades de Caturra y Catuaí. Las extensiones de café rodean las 25 mil hectáreas y se localizan entre los 750 y 1500 metros.

La recolección tarda cuatro meses, inicia en noviembre y finaliza en febrero. El café de la zona cuenta con características organolépticas: sabor agradable como a albaricoque o melocotón, buena acidez, cuerpo y aroma.

CoopeVictoria, un aliado del café griego

Recientemente CoopeVictoria ha lanzado al mercado un nuevo café, su nombre es «Café Mujer» y forma parte de la marca Esencia Mujer, y se va a comercializar de esta manera tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

Este proyecto nace bajo el fin de apoyar a los emprendimientos familiares que son liderados por mujeres productoras de café, quienes están asociadas a la cooperativa.

El proyecto es integral cuyo apoyo consiste  desde el manejo agronómico en el campo, hasta la parte administrativa para que sepan llevar de manera efectiva el manejo de sus fincas. Actualmente son 30 empresarias, pero se esperan que se puedan ir uniendo más.

El pasado viernes 28 de mayo, se realizó la primera exportación de Café Esencia Mujer con destino a Corea. La cantidad exportada fue de 375 quintales de café grano oro.

“El café es de primera calidad, estamos hablando de un café chorro europeo SHB calificación 84 SCA. Las productoras, además de entregar una excelente calidad de café, están llevando un programa totalmente integral de eficiencia de sus fincas para mayor productividad y mejor manejo de finanzas, este año queremos que lleven cursos de barismo y de catación”.

Juan Manuel Salazar Barrantes, Jefe de Ventas Nacionales e Internacionales de CoopeVictoria

Las mujeres estamos preparadas para afrontar cualquier reto. Afronten retos, no tengan miedo. Gracias a la cooperativa he salido adelante y hoy la siento como parte de mi familia”

Felicia Gómez Murillo, Productora miembro del proyecto Café Mujer

Para la cosecha en general del 2020 – 2021, CoopeVictoria recibió 50 300 (cincuenta mil trescientas) fanegas, lo cual cumple con la meta establecida. Se obtuvo un resultado de un 128% con respecto a la cosecha del 2019 – 2020.

Alianza gobierno, CoopeVictoria y productores cafetaleros

Para  pequeños productores de café de la zona de Grecia es sumamente importante tener el apoyo de grandes productores como lo es CoopeVictoria, así como contar con el respaldo del gobierno. Este año 2021, los diferentes productores se vieron beneficiados con una inversión de ¢750 millones impulsada por el Inder y la Cooperativa Agroindustrial Victoria R.L.

Esta inversión será de gran ayuda para todas aquellas familias que se dedican al café, las cuales obtendrán una mayor productividad y un mejoramiento en calidad de producción. Con este monto, alrededor de las mil familias que giran sus actividades económicas en torno al cultivo del grano de oro podrán duplicar la productividad, pasando de 20 a 40 fanegas por hectárea. Esto significa que se obtendrán un 50% más de ganancias por la misma área sembrada, lo cual es un motivo para que más productores se unan o continúen con la actividad.

Uno de los beneficios para los productores al recibir estas donaciones es que pueden prepararse de mejor manera para cualquier tipo de plagas. También se logra que el costo de la planta de almácigo, que es cuando el café se siembra en algún cajón o recipiente, le quede a un menor precio al productor, con respecto a los precios de mercado.

“Invertir en café es importante para la región ya que brinda trabajo y divisas a una gran cantidad de personas de la zona.  Lo bueno de producir en esta región es que los suelos son fértiles, hay mano de obra disponible y con conocimiento de la producción; además hay empresas como Cooperativa Victoria y otras que tienen muy buenos ingenieros agrónomos que colaboran mucho en todos los procesos que así lo necesite el productor.  También se pueden conseguir fincas que ya estén en su etapa productiva por lo que es interesante recolectar la cosecha y darle seguimiento a la producción”.
Patricia Barrantes, asesora de Nativu para la región de Grecia
Propiedades en Grecia con siembra de café

Indiscutiblemente, la compra de terrenos destinados a la cosecha de esta semilla es una inversión que se convierte en atractiva para todos aquellos amantes del café de calidad, que además de ser en un aliado para el comprador, es todo un beneficio para una cadena de futuros empleos en la zona.