En los últimos dos años, el desarrollo de proyectos habitacionales verticales ha tenido un crecimiento importante en Costa Rica, especialmente en San José, Heredia y el Gran Área Metropolitana. Es posible que tenga la siguiente duda: ¿Vale la pena vivir en una torre?

Las torres en Costa Rica ahora son parte de nuestro panorama, por eso enunciaremos unas ventajas de vivir en estas, que podría cambiar la manera en la que las percibimos:

Lea más: Oferta de vivienda en torres para clase media

  • Seguridad
    Las torres tienen la característica de tener acceso de personas controlado y exclusivo las 24 horas del día. Esto para garantizar un ambiente controlado y agradable para todos sus inquilinos.
  • Comunidad
    La comunidad en una torre se forma de manera más orgánica, gracias a las áreas comunes que facilitan el encuentro.
  • Menos que limpiar
    En torres de apartamento, las casas suelen tener un área menor que una casa horizontal, lo que se traduce en un menor tiempo de limpieza de apartamento.
Torre Riverside en Escazú
  • Áreas comunes
    Como en las torres el área de vivienda es menor, los desarrolladores lo compensan con áreas comunes. Entre las áreas comunes se encuentran: zonas de reuniones, gimnasios, piscinas, salas de eventos, bares, restaurantes, supermercados, lavandería, en algunos casos hasta salas de cine y la lista se extiende hasta la imaginación del desarrollador.
  • Ubicación
    Las torres habitacionales nacieron como una respuesta a las necesidades del país para disminuir el tiempo de traslado al trabajo, por lo que se ubican cerca de vías principales de acceso a San José.
  • Mantenimiento
    Preocuparse por darle solución a arreglos, como goteras, fugas de agua y otros, pasa a un segundo plano. De esto se encarga la administración del inmueble y el inquilino sólo deberá pagar periódicamente un monto de mantenimiento.

En resumen, las torres de apartamentos vienen a simplificar más la vida, ayudando al inquilino a enfocarse en lo esencial para su vida.