Si se encuentra en el mercado para comprar o vender una casa, lo más probable es que trabaje con un agente de bienes raíces para ayudarlo en el proceso. La mayoría de estos asesores ganan dinero a través de comisiones basadas en un porcentaje del precio de venta de una vivienda.

La cantidad de dinero que ganan los agentes cada año va a depender de varios factores, incluyendo la cantidad de transacciones que completan, las comisiones que generan y la división del agente con sus referencias o empresa inmobiliaria que representa. A continuación le explicamos algunos detalles sobre cómo los agentes de bienes raíces generan sus ingresos.

¿Asesor inmobiliario independiente o asociado?

Para un asesor inmobiliario existen dos posibilidades: asesor inmobiliario independiente, (realiza prácticamente todo sólo, desde el plan de mercadeo inmobiliario hasta contratos legales con los clientes para respaldar su comisión, con los riesgos y gastos que esto trae consigo) o asociarse a una empresa de bienes raíces y compartir un porcentaje de la comisión.

Es importante detallar que ser asesor inmobiliario no es para cualquier persona, ya que las ganancias se basan en la comisión y en la cantidad de transacciones que el asesor genere día a día, por ende no existe una entrada ni una promesa fija de que todos los meses se va a percibir dinero. Es por ello que si se quiere introducir como vendedor en este mercado, debe tener un respaldo económico que le permita trabajar tranquilamente.

La clave es que las personas que quieren ser asesores inmobiliarios tienen que tener un espíritu emprendedor y entender que esto es un estilo de vida.  Uno de los factores por los que fracasan los asesores es por el tema del ahorro, hay que tener uno que le permita a uno soportar el tiempo en el que no se gana y mientras uno va creciendo, por eso lo del espíritu emprendedor, porque como cualquier emprendimiento hay que tener pasión por lo que uno hace sin esperar ingresos inmediatos.

Ciany Devoto, NATIVU Cartago

Comisión por servicios inmobiliarios explicada

En Costa Rica no existe un porcentaje establecido para las comisiones de los asesores inmobiliarios, sin embargo lo común oscila entre el 6% y 5%. No obstante, existen personas que pueden aceptar representar las propiedades hasta por 1%. Si bien los asesores independientes no deben compartir su comisión con ninguna empresa, si deben tomar en cuenta los gastos publicitarios que debió llevar a cabo para la venta de la propiedad y el trabajo que esto conlleva.

Comisión de un agente dentro de una franquicia inmobiliaria

Estar asociado a una empresa inmobiliaria, puede facilitar una gran parte del trabajo e incluso acelerar las ventas de un nuevo agente que recién se introduce al mercado. Entre los beneficios, se puede mencionar las capacitaciones continuas, un equipo de mercadeo que vela para que sus propiedades tengan la pauta y publicidad necesaria, el respaldo de una marca conocida, alianzas y redes de contactos, entre otras cosas.

Lea más sobre «Cómo lo apoya NATIVU para la venta de su propiedad»

Sin embargo, no se debe ignorar el hecho de que nada es gratis y por ende al final del día, cuando se complete una transacción de venta o alquiler, del porcentaje negociado con el vendedor se deberá repartir un porcentaje anteriormente establecido con la empresa para la que trabaja. En el caso de NATIVU, los asesores inmobiliarios reparten una parte menor del porcentaje total ingresada con la empresa, y el asesor siempre obtiene un porcentaje de ingreso mayor. Por ejemplo, si se define con el propietario una comisión por el 6% de la venta de la propiedad, una vez que se complete la venta de ese porcentaje la empresa se deja un 2% y el asesor un 4%.

Asimismo, cabe resaltar que las empresas inmobiliarias normalmente trabajan con porcentajes fijos de comisión, es decir, el asesor no podrá negociar por un porcentaje menor de comisión con el propietario, por ejemplo si la empresa pide que el porcentaje de comisión no debe ser menor de 6%, entonces el asesor asociado con la empresa deberá velar para que el propietario acepte los términos y los cumpla hasta el final. De esta forma la empresa inmobiliaria cubre adecuadamente sus esfuerzos internos y el asesor siempre recibe un porcentaje mayor.