El marketing inmobiliario está cada vez más en auge, las empresas de bienes raíces y venta de bienes inmuebles están en aumento. Muchas propiedades, casas y terrenos tienen un gran potencial para ser vendidas o alquiladas. Sin embargo,  es necesaria una adecuada exposición para que logren captar la atención de los clientes. Esto es: marketing inmobiliario que cautiva clientes.

El marketing inmobiliario trata sobre la aplicación estratégica de los fundamentos de mercadotecnia para posicionar bienes inmuebles. Con esto busca lograr la venta o alquiler de los mismos. También es el conjunto de herramientas y procesos que hacen más interesante e indispensable la adquisición de cualquier propiedad.

Aspectos del desarrollo estratégico

Procesos de posicionamiento de marca de empresas:

Es el proceso que se encarga de posicionar y hacer visible la marca, se reconoce a la misma y se identifica. Toma importancia la lealtad, la percepción de calidad y credibilidad.

Posicionamiento de marca y venta de proyectos:

Es una combinación de la creación y diseño de la oferta de valor y diferenciación junto con la estrategia de precio, la forma de cómo se dará a conocer el producto, la estrategia de relacionamiento y el manejo de los canales de venta. Acá se da a conocer y se invita a visitar los diversos proyectos inmobiliarios.

Proceso de venta o arrendamiento de inmuebles:

Se da a conocer, se genera tráfico y se consiguen prospectos para los diferentes bienes inmuebles.

Cinco pasos del marketing inmobiliario que cautiva clientes

El primer paso es entender la oferta de valor. En el marketing inmobiliario pueden encontrarse cinco ofertas diferentes.

La oferta básica son las características y beneficios de la casa, apartamento, edificio, lote o local; por ejemplo, el número de habitaciones, amplitud, acabados, distribución. Oferta ampliada se refiere a los beneficios adicionales como zonas comunes, zonas verdes o gimnasio. La de zona de influencia son las vías de acceso, senderos peatonales, seguridad, etc. Cuando se habla de oferta de ciudad son los atractivos de la localidad, crecimiento y clima de negocios. Y, por último, la oferta financiera donde destaca la valorización, inversión, facilidad para arrendar y vender, financiación, tasa de interés y subsidios del estado.

El segundo paso es definir el tipo de clientes. De igual forma, la segmentación y targeting en marketing contiene diversos enfoques de segmentación de mercados.

Están los compradores que quieren un inmueble para vivir, que andan buscando la adquisión de por vida. Tomar este tipo de decisiones pueden requerir más tiempo ya que, es una decisión emocional también. Depende del presupuesto con el que cuente el comprador según su nivel socioeconómico, el entorno cultural del mismo y el ciclo de vida.

Por otro lado, están los compradores que buscan un inmueble para inversión o renta que es una decisión más racional y buscando la funcionalidad y rentabilidad del bien. Y, por último, los compradores que quiere un inmueble para establecer un negocio. Estos son clientes empresariales o institucionales que buscan la eficiencia.

El tercer paso es definir los canales de comunicación. El primer canal de comunicación siempre será el propio bien inmueble. Por eso, se necesita ser claro y específico con las características del mismo. Cabe resaltar, que la visibilidad también juega un papel importante, por lo que siempre es importante añadirle todo lo necesario para que capte la atención de los clientes, como banderines u otro tipo señalización. Los colores de las vallas también cumplen una función importante, así como su visibilidad en las salas de ventas.

En las salas de ventas, siempre es importante mantener un ambiente que cautive a sus visitantes, las maquetas, los planos y cualquier ejemplificación del lugar deben ser los protagonistas. Los canales de comunicación digitales que más resaltan son las páginas de aterrizaje del inmueble, el e-mail marketing, las redes sociales y las revistas especializadas.

El cuarto paso es definir los canales de distribución. Este es uno de los pasos más importantes, ya que la agencia o el agente inmobiliario  debe conocer a profundidad la estrategia de marketing para lograr ejecutarla en cada proceso de interés de compra o arrendamiento de un bien inmueble. Esta persona debe dominar el tema sobre compraventa, alquiler, permuta o cesión de bienes inmuebles y sus derechos correspondientes. Así como la ley que los regula y la constitución de estos derechos.

El último paso es el desarrollo de un sistema para la gestión de las relaciones con los clientes.
Esto permite mantener y controlar dicha relación, la cual, se debe basar en la eficiencia de la información con respecto a los activos, propiedades, contratos, inquilinos y agentes.

También permite centralizar los documentos dirigidos a socios, inversores y arquitectos.

Beneficios del marketing inmobiliario

  • Permite ahorrar tiempo y dinero: cuando se instauran formatos más prácticos se lograr mejorar las ventas en un menor tiempo y usando menos recursos. El hecho de mantener una campaña de marketing online hace que el contenido pueda llegar a cantidades mayores de clientes potenciales.

  • Ayuda a fidelizar clientes: Esto es clave ya que brinda confianza en el hecho de que probablemente este cliente continúe comprando. A partir de esta fidelidad, el cliente volverá en busca de la empresa.

  • Fácil información: Así se pueden conocer de manera más rápida y sencilla las necesidades y gustos de los clientes en general y sobre todo los clientes potenciales. Con esto, se pueden crear y modificar las diferentes necesidades de los clientes con nuevos servicios y productos.

El marketing inmobiliario es indiscutiblemente una herramienta que diferenciará a su empresa de bienes raíces del resto; la creatividad y credibilidad serán sus mejores aliados. Con esto reseñarán el valor que contiene un bien inmueble y les hará a los clientes más sencillo el proceso de compra. Existen empresas consultoras de marketing digital, que pueden crear toda una campaña de marketing destinada y enfocada a las bienes raíces, la cual, será optimizada para su objetivo y función.