Downsizing es un término que está alcanzando cada vez más popularidad en el mercado inmobiliario. Pasar de vivir en una casa a un apartamento, puede ser una muy buena opción por todos los beneficios que traen; sin embargo, el tamaño puede ser un factor decisivo. Dar el paso puede traer consigo muchos cambios, empezando por la cantidad de cosas que llevaremos a cada espacio.

¿Qué es Downsizing?

El cambio puede ser complicado al inicio, porque usualmente acumulamos demasiado, sin embargo lo que se busca con el downsizing es encontrar los beneficios de reducir nuestras pertenencias al momento de pasar de una casa a un apartamento. En otras palabras, deshacernos de lo que no es indispensable y comenzar una vida nueva, ahorrando tiempo y dinero.

Los apartamentos en torre son tendencia; ofrecen muchos beneficios y comodidades. Este tipo de modelo inmobiliario da ventajas como que su mantenimiento es más económico, brinda mayor seguridad, amenidades, ubicaciones accesibles, comunidades organizadas… Pero la mayor ventaja es que nos invita a vivir con menos cosas, creando espacios más amenos y libres de abarrotajes.

Beneficios del Downsizing

  • Menos gastos = Más dinero: Vivir en espacios más pequeños por lo general es menos costoso. En vez de tener que gastar mucho dinero comprando objetos para decorar y llenar espacios, toda esa inversión puede ir a cosas que nos produzcan más placer e incluso se puede hacer un ahorro a largo plazo.

  • Menos desorden: pasarse a vivir a un apartamento da una nueva oportunidad de vida; empezar en un lugar ordenado, con menos muebles, objetos y pertenencias. Tener muchas cosas se puede convertir rápidamente en desorden sin propósito. Desechar lo innecesario y comenzar a vivir una vida ordenada puede incluso aliviar estrés.

  • Más tiempo: Las casas más pequeñas demandan menos tiempo de limpieza. En lugar de pasar tiempo quitando el polvo de los estantes y aspirando alfombras, cortando el césped y regando los jardines, ahora puede pasar ese tiempo en otra parte, haciendo cosas apasionantes y menos aburridas.

  • Menos gastos de servicios: El agua y la electricidad son los servicios básicos y de los que prácticamente dependemos. Al vivir en un apartamento, se utilizan menos servicios que en espacios más grandes. Dando como resultado reducciones notables en las facturas y seguro. Además ayudamos al ambiente, al consumir conscientemente y no utilizando agua y electricidad indiscriminadamente.

¡Menos es más!

Tomar una decisión como esta es parte de un gran proceso. En temas como estos, debemos planear a futuro, tomando en cuenta el tipo de vida que queremos tener. Los beneficios de cambiar a este modelo, son cada vez más populares, pues al vivir en propiedades más pequeñas, podemos invertir más en nuestro estilo de vida fuera del hogar.

Cada familia es distinta, lo más importante es asegurarse de escoger la vivienda que más se adapte a nuestras necesidades. Invertir en una vida minimalista, consciente y tranquila, es la nueva forma de vivir. En lugar de preocuparse por mantener una propiedad grande, al hacer downsizing reducimos las molestias, los gastos y el estrés. Este estilo de vida trae beneficios no solo para el bolsillo sino para la tranquilidad y salud mental de quienes lo practican.

Si está dudoso acerca de vivir en un apartamento, esta es la señal para que lo haga!