Cada vez son más las familias que disfrutan de compartir un momento de relajación, de esparcimiento y tranquilidad fuera de la ciudad. Para quienes buscan opciones hoteleras cerca de la montaña o de zonas rurales, donde la aglomeración de personas sea menor y haya un ambiente mayor de paz; los hoteles rústicos son su mejor opción. En la gran mayoría mantienen un número pequeño de habitaciones, espacios rodeados de naturaleza, cercanos incluso a ríos, con senderos y actividades ecoturísticas.

¿Qué es un hotel rústico?

Los hoteles de montaña están situados en terrenos rurales. Suelen ser edificaciones tradicionales rehabilitadas y en ocasiones incluyen o están próximas a explotaciones agropecuarias o más amigables con la naturaleza.

Su infraestructura tiene un estilo rústico, que esta vinculado con el medio natural, pero que su estado de conservación es bueno. Las instalaciones internas, cuenta con las comodidades necesarias. Es decir, tipos de habitaciones donde se pueden albergar familias, matrimonios o solo a turistas. Cuenta con todos los servicios básicos, donde el visitante tiene la satisfacción plena de estar cómodo.

Hotel Rústico

Beneficios de los hoteles rústicos

  • El tamaño suele ser reducido: se caracteriza por tener alrededor de 50 habitaciones, ya que las estancias en su mayoría son de corta duración y de un público ocioso.

  • El diseño de los hoteles boutique-rústicos debe distinguirse de forma clara por su innovación pero también por la combinación de elementos tradicionales propios de montaña, que le den un aire transgresor.

  • El servicio personalizado y la intimidad son otros de los aspectos básicos de este tipo de establecimientos.

Los hoteles rústicos ofrecen

Comodidad y encanto: Un hotel rural está inmerso en plena naturaleza. Pero no por ello debe dejar de ofrecer todo el confort que se pueda imaginar. La cama, las instalaciones y otros espacios deben hacerlo sentir especial.

Compromiso con el entorno: A la hora de elegir un hotel rural diferente, se debe de tener en cuenta de que nuestra actividad, así como la actividad del hotel, no repercuten negativamente en el entorno que lo rodea, deben ser eco-friendly.

Naturaleza única para disfrutar: se debe ubicar en un entorno natural único, para así encontrar esa calma y tranquilidad. El hotel se debe integrar dentro de la naturaleza, formando parte del paisaje natural. Le harán vivir la belleza del entorno.

Actividades para todos los gustos y eventos exclusivos: Algunas de las actividades que podrán ofrecer estarán relacionadas con la relajación, los deportes saludables o ecoturismo, más allá del senderismo o mountainbike.

Costa Rica está rodeado de zonas que cumplen con los requisitos y características para invertir y crear hoteles rústicos para el disfrute de muchas personas. Las zonas altas de Cartago, Grecia, Guanacaste, entre otras ciudades son muy buscadas para este tipo de inversiones.

Ver portafolio de propiedades