Un extranjero puede ser dueño de propiedad de bienes muebles o inmuebles en Costa Rica. No hay ningún requisito en ese sentido.

 

Cualquier persona puede ser dueña de un título en Costa Rica y va a ser sujeto de los mismos derechos inherentes a la propiedad privada que tuviese una persona nacional. Inclusive, se mantiene a la fecha algunos beneficios una persona que haga una inversión de por lo menos 200 mil dólares en propiedad inmobiliaria en Costa Rica puede calificar a un régimen especial de residencia inversionista. Esto dá un régimen migratorio válido en el país con ciertos requisitos pero le permitiría la permanencia legal en Costa Rica.