En el cantón de Coronado usted encontrará un pintoresco local, que se hace destacar por sus colores, su alegría y su vibra positiva. Se trata de la tienda de arte y diseño «Upeee», la cual ofrece un sinfín de productos hechos en Costa Rica.

El nombre tan particular – típico de la cultura «tica» – proviene del deseo de identificarse con lo nacional y representar que siempre reciben a sus clientes y socios con los brazos abiertos, el característico sentimiento del «pura vida».

La tienda actualmente, está celebrando su primer año en el mercado y ha prosperado muy bien. Es un proyecto con sello de mujer, pues lo manejan tres coronadeñas excepcionales: Ana Barboza, Gabriela Rodriguez e Ivette Mora, quienes al tener experiencia como diseñadoras gráficas y artesanas, decidieron abrir un lugar donde exponer y vender sus creaciones.

Su objetivo ha sido crear un espacio ameno, para que los vecinos de la zona puedan encontrar lo que necesitan sin ir tan lejos como a San José, y a la vez, apoyar a otros emprendedores costarricenses.

Lo que más disfruto es el trato con las personas, crear un espacio para convivir y formar una familia con los diseñadores y los clientes. Queremos demostrar que lo nacional es bonito y de buena calidad

Ana Barboza – Co Propietaria de Upeee Tienda de Arte y Diseño


De acuerdo a Ana Barboza, el proyecto inició como un sueño y al principio tuvo sus retos: darse a conocer al público, conseguir la participación de marcas, trabajar las tres en equipo, etc. Pero el esfuerzo ha rendido frutos y ya tienen planes grandes para el futuro. Como adjuntar un espacio tipo cafetería y ampliar una segunda planta, para impartir cómodamente talleres de manualidades y convivencia.

Es por esta razón, que consideramos importante exponer su testimonio, ya que en Nativu creemos en que los sueños deben trabajarse para llevarlos más allá.

https://www.instagram.com/p/By0mAQ-H-Cd/

Hasta la fecha, «Upeee» sobreabunda con creaciones muy coloridas y diferentes; desde ropa, cosméticos y joyería hasta libros y peluches. ¡Hay algo para todos los gustos y lo mejor es que todas son marcas nacionales!

Sus propietarias no solo dan el ejemplo del arduo esfuerzo y de la capacidad de las mujeres, sino que también de que con el apoyo mutuo y la colaboración del trabajo en equipo, los pequeños emprendedores costarricenses pueden crecer juntos.